Menu

Los 10 hábitos alemanes que adoptarás en Alemania

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Estos hábitos alemanes te serán raros al principio

¿Tienes pensado vivir en Alemania? Pues te aseguro por experiencia propia que acabarás adoptando los siguientes hábitos alemanes. Pero no nos adelantemos que me pueden las prisas, mejor vayamos por el principio.

Cuando viajas/vives (sobre todo “vives”) en el extranjero es normal que acabes adoptando alguna que otra costumbre autóctona. Qué se yo: en Reino Unido echarás de menos las persianas, en Italia te preguntarás cómo has podido vivir toda tu vida sin ‘gelati’ tan baratos, y en Alemania… Bueno, Alemania es un caso aparte (verdad es también porque servidor lo ha experimentado en sus propias carnes durante un tiempo). Tanto que a continuación paso a recopilar algunas de las costumbres de Alemania y características de los alemanes que más llamaron mi atención, acostumbré a vivir con ellas y, finalmente, a adoptarlas como propias.

¿Qué por qué puede interesarte este artículo? Pues porque si vas a viajar/vivir en Alemania has de saber lo que te espera. O porque tienes amigos alemanes y no está de más conocer sus hábitos. O porque es jueves por la tarde y así harás más llevadera la llegada del viernes.

PD: huelga decir que el siguiente recopilatorio es el texto más subjetivo, personal y parcial que te vas a encontrar por estos lares. Al fin y al cabo está basado en una experiencia propia. Pero es que este tipo de asuntos no se suelen enseñar en academia o Goethe-Institut alguno. ¡Y la verdad necesita ser lanzada a los 4 vientos! Aunque si lo que de verdad quieres es aprender e interiorizar sus costumbres, deberías echarte la mochila al hombro e irte a aprender alemán a Alemania. Aquí te dejamos un listado de cursos para que les eches un vistazo ;)

Curso recomendado
Ver más cursos similares
CURSO DE ALEMAN GENERAL EN MUNICH
CURSO DE ALEMAN GENERAL EN MUNICH
Excelente (5 opiniones)
¡Bien! Responde en 24 h.
  • alemán
  • Alemania
  • Idiomas en el extranjero
sólo 2.024 €
infórmate

Acostúmbrate a estos hábitos alemanas y aprópiate de ellos

De tú Antonito, de tú

Empecemos por el más básico e incluso lógico de sus hábitos. Ya que en su día quien escribe estas líneas pensaba que marchaba a una tierra donde los modales y el trato formal estaban a la orden del día. Bueno, lo de los modales sí, pero el trato formal no se lleva tanto. En la buena Alemania tratan de tú a todo el mundo. Al hijo, al amigo, al padre, al abuelo, al gato… Nada de usted. Con la única excepción del mundo empresarial, donde los ‘Herr’, los ‘Frau’ o los ‘Doctor’ acompañados del apellido (que no nombre de pila) están a la orden del día.

¿Qué es eso de dos besos?

¡Aparta de mi monstruo besucón! ¿Qué es eso de ser un oso mimoso? Un buen apretón de manos y eso que te llevas. Conserva la distancia que a los alemanes les encanta tener su gran espacio personal (otro de los baluartes de la vida y costumbres alemanes que más pronto que tarde adoptarás y que, en según qué casos, te va a encantar). En todo caso (es decir, en caso de ser muy buenos amigos), puede que te toque algún que otro abrazo. Abrazos que también se pueden conseguir invitando a pintas al personal. Es más, este segundo método es más sencillo y factible que el primero.

Con un poquito de planificación

“¿Qué quedemos dentro de dos horas? Un poco precipitado, ¿no?”. Esta frase seguramente te la encuentres en más de una ocasión si tu interlocutor es alemán. Y quien dice horas dice también días. A los alemanes les encanta tener su agenda bien estructurada y planificada. Si quieres quedar con ellos más te vale avisarles (al menos) con 3 días de antelación. La improvisación y el dejarse llevar no va con ellos.

PD: sí, es uno de esos clichés y típicos tópicos; pero que en este caso se cumple en un gran número de casos. Aunque no en todos, que tampoco hay que generalizar. Si algo he aprendido viajando es que las generalidades hay que cogerlas con muchas pinzas.

¿Sabías que Infoidiomas es el mayor buscador de cursos de idiomas? Echa un vistazo y encuentra tu curso de idiomas tanto en España como en el extranjero.

La ley y el orden

En Alemania no es necesario ningún Sheriff que vigile por el cumplimiento de las normativas. Tus propios vecinos lo harán por él. Es más, si es necesario no dudarán ni un segundo en acusarte. ¿Que no has reciclado en el lugar apropiado? Llamada a la policía al canto. ¿Que has echado tu basura en el contenedor del vecino? Llamada a la policía al canto. ¿Que ese policía está fumando en un lugar inapropiado? ¡Oh! ¡Eso sí que acaba en llamada a la policía!

En Alemania rara vez verás a un alemán saltarse un semáforo en rojo, a nadie andando por el carril bici o tirando papeles a la calle. Es más, para que veas no exageramos: no es que sea ilegal, pero como allí la hora de acostar a los niños es bastante temprana, no te asombres si alguien te llama la atención por ir con tu hijo por la calle pasadas las 8 de la tarde.

La fiesta. Un mundo aparte

Lo cierto es que en el tema festivo los raros debemos ser nosotros, pues cierto es que en la mayor parte de Europa se siguen estas otras costumbres: hora de quedada bien temprana (8 o 9), puntualidad siempre por favor (¿¡que es eso de llegar una hora más tarde que el resto!?), invitaciones contadas (nada de “¿puedo traerme a unos amigos?”), música a volumen ‘chill out’ (les van mucho las canciones anglosajonas por cierto), nada de gritos (es más, nos consideran a los españoles bastante gritones) y un largo etcétera de aspectos que seguro me dejo por el camino.

Uno de los mayores hábitos alemanes es la puntualidad

El mayor de los hábitos alemanes: la puntualidad

Lo hemos mencionado antes pero bien que se merece su punto aparte. Los alemanes son muy puntuales. Muy mucho. Es uno de esos mitos recurrentes que al menos en este caso se convierte en cierto. Allí quedar a las 7 de la tarde es quedar a las 7 de la tarde. No a las 7:05, a las 7:10 o a las 7:cuando te vaya dando la gana. Tanto es así que, cuando el transporte público se retrasa uno o dos minutos, el gentío ya empieza a mencionar a la madre del conductor de muy mala manera. Se vuelven, literalmente, locos. Pero no te preocupes, en uno o dos meses tú también participarás de sus refunfuños, caras largas y rabietas

Toma buena nota: el gran mundo del reciclaje

Lo primero de todo: los alemanes reciclan, y mucho (lo cual está muy bien). Hasta tal punto que si tú lo haces mal puede que llamen a la policía para que te premien con una multa. Y segundo: jamás tires las botellas. Jamás de los jamases. Guárdalas y llévatelas después al supermercado, donde una máquina las tragará y te dará dinero a cambio. Dinero por botellas vacías. Puede parecerte una tontería, pero te aseguramos que en menos de un mes estarás haciéndolo tú también para ahorrar de cara a ese bonito nórdico que te calentará en las noches más invernales.

Lleva siempre dinero en efectivo

Siglo XXI. El ser humano ha inventado la rueda, ha inventado la bombilla, ha inventado internet e incluso ha inventado la batamanta. También las tarjetas de crédito; a excepción de Alemania, donde parece que no existen… Al menos para los comerciantes. Y decimos esto porque en no pocas tiendas y restaurantes de Alemania este bonito rectángulo de plástico que tanto nos facilita la vida a la hora de pagar no te servirá de nada. Sólo pago en efectivo. A sacar dinero al banco. Que manda…

La comodidad por encima de todo

Quizás el hábito de los alemanes al que más rápido y gustoso me acostumbré. Al vestir priman lo confortable al estilo. ¿Para qué tacones cuando son más cómodas las zapatillas? ¿Qué es eso de maquillarse o repeinarse todos los días? Hay excepciones por supuesto; como en las discotecas o en el ámbito empresarial. Pero en su día a día el alemán prefiere ir cómodo dentro de sus ropajes antes que presumir palmito por la calle.

Tssss, no después de las 9

En Alemania valoran mucho tener un espacio privado y personal. Uno donde poder encerrarse en su propia burbuja y estando, como se suele decir, a su rollo. Y eso está muy bien. Tan bien que ninguna empresa se pondrá en contacto con sus empleados fuera del horario de oficina, ni les mandará mails, ni les escribirá por WhatsApp… Pero lo mismo puede aplicarse a amigos y familiares: llamar después de las 9 de la noche, por ejemplo, se considera bastante invasivo; por muy allegado que seas.




He aquí los principales hábitos alemanes que vi en tierras germánicas y que acabé adoptando. Pero de seguro me dejo alguno en el tintero de también bastante importancia. ¿Se te ocurre algún otro? O mejor aún: ¿Has vivido/padecido algún otro? Si es así ni lo dudes y cuéntanos tu experiencia en el tablón de comentarios que encontrarás abajo. Cuantas más historias mejor y así quien esté interesado en vivir en Alemania sabrá a lo que atenerse

PD: y para todos aquellos que estén interesados de verdad en aprender alemán en Alemania; “Las 6 ciudades más baratas de Alemania para aprender alemán”.

Los hábitos alemanes que debes conocer


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
The following two tabs change content below.
Redactor a tiempo completo, Community Manager a tiempo parcial, lector empedernido la mayor parte del año, hombre atemporal y Guardián del Misterio. Férreo defensor de los idiomas y de la buena ortografía. Pensamiento del día: ¿Dónde está Carmen Sandiego?

Dejar un comentario

Ten en cuenta que debido al proceso de moderación de comentarios, tu comentario podría tardar en aparecer.

Publicidad

SHEFFIELD CENTRE

¿Quieres aprender idiomas?

  • En España
  • En el extranjero

Encuentra tu curso de idiomas

Estudia o trabaja en el extranjero