Menu

Los 10 errores comunes a la hora de traducir en inglés

El punto débil de Aquiles era su talón; el de Sansón, su abundante cabellera; y el de los traductores… ¡Caramba! ¿Sabéis cuál es el punto débil de los traductores?

Para desdicha tuya, nuestra, y de futuras generaciones, los traductores pueden crear textos prolijos, fieles e impecables; pero en un simple descuido con una letra, palabra o frase, serían capaces de iniciar la Tercera Guerra Mundial. Ese, señoras y señores, es su flanco débil.

Pero como todo buen superhéroe y representante de múltiples idiomas, has de saber que “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, y estás aquí para hacerte responsable de identificar esos errores de traducción y prevenir cualquier catástrofe lingüística, ya sea por una palabra mal escrita o una frase mal interpretada.

Como diríamos nosotros: ¡Traductor precavido vale por dos!

Valoramos tu interés por ser mejor en tu trabajo, y te damos la más calurosa bienvenida a este corto pero sustancioso artículo, en donde aprenderás o refrescarás cuáles son los 10 errores más comunes a la hora de traducir en inglés.

¿Comenzamos?

1. Pensar que los números no cambian


Uno de los errores que cometemos a la hora de traducir en inglés, es creer que los números se mantienen iguales o significan lo mismo, y no es así. Pero… ¿En qué nos equivocamos con los números? Te dejo una pequeña lista de errorcillos comunes:

  • Cuando hablamos de grandes cantidades en inglés, los significados pueden cambiar. Por ejemplo, ¿sabes cuál es la traducción de la palabra “billion” al español? No, no significa “billón” como todos asumirían; su correcta traducción es “millardo”. Por lo tanto, puedes equivocarte fácilmente (en pocas palabras se trata de un false friend ¡Pero tranquilo!, de esos hablaremos más adelante).
  • En el inglés la palabra “millones” no se pluraliza cuando se habla de cifras específicas (es decir, no debes colocar la “s” al final). Para que lo entiendas mejor te lo explico con un ejemplo: si vas a escribir diez millones debes hacerlo en singular (sin añadir la «s») precisamente porque es una cifra específica “ten million”.
  • Siguiendo con la idea del punto anterior, si vas a escribir frases que no tienen cifras específicas como por ejemplo: millones de personas, entonces sí debes agregar la “s” al final “millions of people”. Igual ocurre con otras cantidades como “cientos” o “miles”.
  • En español “cuatrocientos” se escribe todo junto, pero en inglés no. En el idioma universal los números se escriben de forma separada. También deberás colocar comas (,) entre las cantidades superiores a las centenas. Por ejemplo, si quieres escribir 1.405, debes hacerlo de la siguiente forma: “one thousand, four hundred and five”.

2. Pensar que la palabra “you” es muy fácil de traducir


Son unos cuantos los traductores que, en un pequeño descuido, traducen indistintamente la palabra “you” por usted, tú, vosotros o ustedes; sin estar seguros si es plural o singular. Por eso es importante que releas el texto y entiendas el contexto, para determinar cuál es el número, y qué palabra es la más acertada.

Por ejemplo:

  • You are teacher (tú eres profesor).
  • You are teachers (ustedes son profesores).

¿Un dato curioso? En algunas regiones utilizan un “you plural” diferente para no caer en confusiones comunicacionales. Este es un uso muy popular que le dan a la palabra para distinguir el número de personas a las que se dirijen:

  • En Inglaterra al “you plural” le dicen you lot.
  • En New York utilizan youse guys.
  • En el sur de USA le dicen you all.
  • En el norte de Estados Unidos y Canadá, you guys.

3. Los temidos Falsos Amigos

Los falsos amigos del inglés son aquellas palabras de diferentes idiomas que tienen parecidos en la pronunciación o en la escritura pero que, en realidad, tienen significados completamente diferentes. Así, a la hora de traducir del inglés al español o viceversa, podemos caer en la trampa de los falsos amigos y confundirnos. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Argument no significa “argumento”, significa discusión.
  • Idiom no significa “idioma”, significa modismo.
  • Pie no significa “pie humano”, significa pastel.
  • Preservative no significa “preservativo o condón”, significa conservante.
  • Tramp no significa “trampa”, significa vagabundo.
  • Anxious no significa “ansioso”, significa nervioso.

Por eso, cada vez que tengas la duda, recurre de inmediato a un diccionario para asegurarte del verdadero significado de las palabras.

4. No traducir las expresiones coloquiales o frases de ironía

Muchas veces, por desconocimiento o por querer dar más formalidad a la traducción, los traductores omiten los coloquialismos en un texto. Pero, esto es un gran error, ya que omitir el sentido original de una frase puede alterar la esencia de lo que quiere decir el autor, quitándole frescura y originalidad.

Por eso es importante que te familiarices con las expresiones coloquiales del inglés. Lo que te permitirá traducir de una forma más amena y fresca. Algunas de esas expresiones son las siguientes:

  • It’s raining cats and dogs: su traducción literal es “llueven gatos y perros”, pero en realidad lo que quiere decir esta expresión es “llueve a cántaros”.
  • Smell a rat: su traducción literal es “huele a rata”, haciendo referencia a un individuo que se comporta de forma ilegal o inmoral.
  • Buscador de cursos. Encuentra el curso que necesitas de:
    Confía en Infoidiomas. Somos el buscador líder de cursos y formación en idiomas.
  • Bury one’s head in the sand: significa “enterrar la cabeza en la tierra”. Esto se dice cuando alguien no desea hacerse cargo de alguna responsabilidad, y esconde la cabeza bajo la tierra tal como el avestruz.
  • Ring a bell: su traducción literal es “sonar una campana”, pero en realidad quiere decir “me suena”, es decir, expresas que lo que alguien te está diciendo te resulta familiar.
  • Cost a bomb: su traducción es “cuesta una bomba”, que significa lo que para nosotros “cuesta un ojo de la cara”, es decir, cuando algo es demasiado caro.

Es importante que leas varias veces el texto para identificar cuál es la intención del autor, y estar seguro de lo que vas a traducir.

5. Conjugar los verbos después de un auxiliar

Nosotros tenemos la costumbre de conjugar los verbos de acuerdo al tiempo verbal que estamos hablando. Así, decimos “yo comí cereal”, “María bailó toda la noche” (¿te das cuenta? Todos los verbos están en pasado).

En inglés las reglas son completamente distintas, de hecho, después de un auxiliar los verbos no se conjugan. Pero ese es un error habitual que cometemos a la hora de traducir un texto al inglés.

Por ejemplo, es muy común encontrarnos con algo como lo siguiente: Did you went to the house?. Si analizamos esta simple pregunta nos damos cuenta que en la oración está el auxiliar “did” por lo tanto, el verbo debe quedar en infinitivo. La forma correcta sería la siguiente: Did you go to the house?.

Así que si escribes mucho en pasado, revisa dos veces cada una de las oraciones para asegurarte de no haber cometido este pequeño errorcillo.

6. La amnesia de las dobles consonantes

Raras veces se combinan las consonantes en el español, por eso, cuando se escribe en inglés, suelen olvidarse las dobles consonantes, y esto da como resultado un texto con faltas de ortografía. ¿Cómo evitar incurrir en este error? Memorizándolas y teniendo presente que en inglés esto es muy común.

Algunas palabras en las que te puedes equivocar son: forgotten, different, necessary, appear, entre muchas otras.

Pero también hay otras dobles consonantes que nacen de acuerdo al número de sílabas que tiene la palabra y su terminación. Este es el caso de los monosílabos conformados por consonante-vocal-consonante; y que para agregar el ing o el ed al final, debes doblar la última consonante.

Un ejemplo de esto es la palabra “stop”, que para convertirla a tiempo pasado debe duplicar su consonante y agregar la terminación “ed” convirtiéndose en “stopped”.

7. Los errores de la tercera persona del singular

En este punto olvidamos algo muy importante: colocar la «s» al verbo cuando conjugamos. Recuerda y repítelo siempre a la hora de redactar.

  • SE ESCRIBE: She understands german.
  • NO SE ESCRIBE: She understand german.

Otro errorcillo bastante común es confundir los adjetivos posesivos “his” y “her”. Si bien en español el único adjetivo posesivo es “su” indiferentemente de si es hombre o mujer, en inglés tendemos a confundirnos ya que esta regla no aplica. De igual forma, recuerda y repítelo siempre:

  • Si el adjetivo posesivo se refiere a un hombre se utiliza “his”.
  • Si el adjetivo posesivo se refiere a una mujer se utiliza “her”.
  • INCORRECTO: Charlie gave Clara his book back.
  • CORRECTO: Charlie gave Clara her book back.

8. “No” y “Not” en una frase

Es casual confundirse utilizando «no» y «not». En estos casos un anglosajón puede entender lo que quieres decir, pero todo cambia si se trata de una carta formal o de un correo electrónico, ya que en este contexto los errores no quedan nada bien.

Por eso es importante que evites colocar las palabras “no” y “not” a lo loco. Te explico a continuación su correcta aplicación:

  • Usas “no” para responder negativamente a una pregunta.
  • Usas “no” para indicar la inexistencia de un sustantivo. Ejemplo: i have no money / He have got no idea.
  • Usas “not” después de cualquier auxiliar para negar la acción del verbo. Ejemplo: we do not believe you / i will not go with you.

Cuando escribas una oración en negativo, recuerda estas reglas y aplícalas.

9. La amnesia del “to”

Otro elemento que solemos olvidar con regularidad: la preposición «to». Esta tiene dos usos principales que te señalaré a continuación y que debes recordar al momento de redactar:

  • Se usa el “to” para indicar el infinitivo o raíz de un verbo.
    Ejemplo: to work, to dance, to write.
  • Se usa el “to” como una preposición para indicar la relación que existe entre dos o más palabras. En este caso, si lo traducimos al español sería “a”.
    Te lo explico con ejemplos:
    i went to work (fui a trabajar)
    She’s not used to France (no está acostumbrada a Francia).
  • Se usa el «to» delante de un verbo (generalmente ese verbo debe tener el «ing»).
    Algunos ejemplos son los siguientes:
    I’m not used to sleeping so many hours.
    They opposed to signing the contract.

10. Uso excesivo de la voz pasiva

Este es un error que ocurre mayormente cuando traducimos del inglés al español, y es que traducimos literalmente lo que dice el texto; tanto, que lo escribimos todo en voz pasiva. De esta forma el texto se ve forzado y poco natural, lo que hace que su lectura sea engorrosa. Te doy un ejemplo a continuación:

The TV was stolen yesterday.

  • Traducción incorrecta: El televisor fue robado ayer.
  • Traducción correcta: ayer robaron el televisor.
Curso recomendado
Ver más cursos similares
INGLÉS PARA NIÑAS Y NIÑOS - B&H KIDS
INGLÉS PARA NIÑAS Y NIÑOS - B&H KIDS
Excelente (4 opiniones)
  • inglés
  • Presencial
desde 50 € /mes
infórmate
Como te he comentado en varias ocasiones, intenta no traducirlo todo literalmente, interpreta las intenciones del escritor y ve cada texto como un todo que debe tener sentido y ser armonioso. De nada sirve traducir tal cual lo que ves en el texto si al final no se entenderá su verdadero mensaje.

Ahora que conoces estos detalles, puedes tenerlos presentes y hacer traducciones realmente fabulosas; solo tienes que prestarle atención a los detalles, porque son esos mismos detalles los que definen si un texto es increíble, o es un completo fracaso.

Si conoces algún otro error común a la hora de traducir, ¡corre a nuestro tablón de comentarios y coméntanos! Mientras más consejos sumemos entre todos, menos errores cometeremos en el futuro.

¡Ánimo, te leemos! 😀

Categorías:Consejos
Tags:

Dejar un comentario

Ten en cuenta que debido al proceso de moderación de comentarios, tu comentario podría tardar en aparecer.

Publicidad

SHEFFIELD CENTRE

¿Quieres aprender idiomas?

  • En España
  • En el extranjero

Encuentra tu curso de idiomas

Estudia o trabaja en el extranjero

Publicidad

Centro Cultural de Idiomas