Menu

Los errores más comunes del alemán

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Presta atención a cómo solucionar los errores más comunes del alemán

No hace mucho tiempo lo comentábamos: el alemán es uno de los idiomas más difíciles del mundo. Ahora bien, también dijimos que es uno de los más demandados por las empresas. Curioso dilema el que se le plantea a todo el que dude si aprender alemán o no, ¿verdad? Evidentemente desde infoidiomas defendemos el que estudies este idioma (y te aseguramos hay más de un motivo para aprenderlo). Pero como no queremos que nadie se plantee el suicidio cuando empiece a cursarlo hemos decidido atajar el problema de raíz. Y si te has parado a leer el título ya sabrás por dónde van los tiros.

Así pues en las siguientes líneas vas a encontrarte con los errores más comunes que cometemos los españoles al aprender alemán, su razón de ser y cómo ponerles solución. Aspectos que en un principio echan para atrás a más de un estudiante, pero no son tan difíciles como parecen. Lógicamente todos estos puntos te los enseñarían mejor en cualquier curso de alemán, aunque seguro serán de gran ayuda a los más autodidactas y a los que de verdad estén convencidos de aprender esta lengua ;)

Error Nº 1: Pensar en castellano

Al tratar de traducirlo todo al castellano caemos en uno de los errores más comunes del alemánEste fallo es aplicable a cualquier idioma, pero no por eso vamos a dejar de mencionarlo aquí. No intentes traducir al castellano cada nueva palabra que aprendas. Tampoco lo que te dice tu profesor o amigo alemán. Trata de pensar en conceptos y no en el término en castellano. Ej: imagina ‘das auto’ como el vehículo que te permite ir al trabajo y no como ‘el coche’. Cuando empieces a pensar en alemán significará que ya estás aprendiendo de verdad el idioma.

Y se soluciona… En este caso no te queda otra que esforzarte por conseguirlo. Aunque es natural tratar de pensar y traducirlo todo a nuestra lengua materna, has de intentar el hacerlo en alemán. Seguro que con el tiempo y el esfuerzo adecuados lo lograrás.

Error Nº 2: ‘Der’, ‘die’ y ‘das’

A diferencia del castellano el alemán cuenta con nada más y nada menos que 3 artículos. Pero esto no es lo peor de todo, sino que no hay regla alguna 100% segura para averiguar qué artículo le corresponde a cada nombre. Teniendo todo esto en cuenta normal que nos equivoquemos, ¿no?

Y se soluciona… Si bien no hay ninguna fórmula que vaya a sacarte del atolladero, podemos darte unos cuantos trucos para hacerte la vida más fácil. Atento a este tercer consejo para aprender alemán, y a estas otras tantas recomendaciones para estudiar vocabulario. De forma resumida: aprende cada palabra con su género, dentro de un contexto determinado y, a ser posible, pon en práctica lo estudiado.

Error Nº 3: Orden de las palabras

Los castellanohablantes estamos muy mal acostumbrados. Sí; porque podemos poner el sujeto donde nos dé la real gana, mientras que en alemán su posición depende de la conjugación verbal y otros aspectos gramaticales. ¡Un auténtico lío!

Y se soluciona… Para ponerle remedio nada tan “sencillo” como aprenderse cada una de las reglas que determinan el orden correcto de las palabras. En este caso, además de estudiar dichas normas, te recomendamos leas muchos libros en alemán. No sólo aprenderás así nuevo vocabulario, sino que también acabarás interiorizando todas y cada una de las diversas estructuras gramaticales. Ver películas en alemán también te podría venir muy bien.

Error Nº 4: Preposiciones

También encontrarás entre los errores más comunes del alemán a los propios artículosEn alemán incluso las preposiciones funcionan de forma distinta. Y son bastantes complicadas la verdad. No sólo porque hay tropecientas preposiciones que aprender, sino también porque su traducción no siempre es literal y, a veces, sirven para dos tareas completamente distintas.

Y se soluciona… Desgraciadamente sucede lo mismo que con los artículos. Son muchos y variados los casos, y ninguna regla los aglutina todos. Basta decir que las preposiciones pueden regir en dativo, acusativo y/o genitivo. Algunas en dativo y en acusativo. ¡Y otras incluso en los tres! Tendrás que aprender qué preposición rige en cada caso. Y si tienes dudas con aquellas que funcionan tanto en dativo como en acusativo recuerda: dativo para lugares y acusativo para acciones.

Error Nº 5: Formalidad y familiaridad

Un fallo que se debe principalmente a que se utilizan palabras distintas en un caso y en el otro; lo que a su vez conlleva un desbarajuste de la estructura de la oración y la conjugación del verbo. Es decir, un caso similar al Error Nº 3 pero que presenta sus propias particularidades.

Y se soluciona… en primer lugar has de saber que se utiliza el pronombre ‘Sie’ (equivale a ‘usted’) para formalidades, y ‘du’ (que no significa otra cosa que ‘tu’) para informalidades. Una vez sabido esto tan sólo te queda saber cómo se conjuga el verbo y estructura la oración en cada caso. No te preocupes, es sencillo.

Error Nº 6: ‘Umlauts’

Aunque con nombre de raza alienígena, los ‘umlauts’ no son otra cosa que esos dos puntitos que a veces llevan algunas vocales en alemán (ä, ö, ü). Pero por muy monos que parezcan no te confíes: cambian el significado de las palabras y, además, se pronuncian de forma distinta…

Y se soluciona… Respecto a la definición de las palabras poco puedes hacer excepto aprender vocabulario (mira por lo tanto la solución al Error Nº 1). En cuanto a la pronunciación sigue estos tres sencillos pasos:

  • Ä: se pronuncia como una ‘e’ o una ‘a’ muy abierta (es decir, has de decir ‘e’ como si trataras de vocalizar una ‘a’).
  • Ö: lo mismo que con ‘ä’. Pon los labios como para decir ‘o’ pero di ‘e’.
  • Ü: casi, casi suena como una ‘i’. El truco está en decir ‘i’ poniendo los labios como cuando pronuncias ‘u’.

Error Nº 7: Puntuaciones y contracciones

Las apóstrofes, contracciones o reducciones de palabra también se encuentran en el apartado de ‘¡Qué difícil es mi alemán!’. ‘Wie geht’s?’, ‘am’, ‘ans’, ‘ins’, ‘im’… Son sólo algunos ejemplos. De nuevo lo que les hace complicados es que no hay regla alguna que nos guíe.

Y se soluciona… Dado que no son obligatorios te recomendamos no los utilices hasta que tengas un buen nivel de alemán. La única excepción es la apóstrofe para marcar el genitivo de algunos nombres propios cuando estos acaban en ‘s’, ‘x’, ‘z’ o ‘ß’ y preceden al sustantivo. Un par de ejemplos para que nos entiendas.

  • Marx’ Buch – libro de Marx.
  • Luis’ Vater – padre de Luis.

Error Nº 8: ‘Haben’ y ‘Sein’

Para no cometer uno de los errores más comunes del alemán has de aprender a diferenciar los verbos Haben y Sein‘Haber’ y ‘Ser’. Quizás los dos verbos irregulares del alemán que más dolores de cabeza te van a dar cuando funcionan como verbo auxiliar (básicamente tendrás que utilizarlos cada vez que quieras hablar en pasado). ‘Haben’ se usa con lo que no se mueve, mientras que ‘Sein’ se emplea para lo que sí se mueve. ¿El problema? Es muy difícil diferenciar qué se mueve y qué no. Por ejemplo: comer implica movimiento…

Y se soluciona… Aprendiendo cada una de sus distinciones. Pero que no cunda el pánico: no son muchas las normas, y los verbos que usan ‘Sein’ son más bien pocos.

Como diría mi abuela: “Todo en la vida tiene solución”. Así que vamos a hacerle caso a la pobre señora, ya que el alemán no es ninguna excepción. Además, y aunque suene contradictorio, has de saber que en su día ya dijimos que el alemán no es un idioma tan difícil. Y esperamos que los consejos que te hemos ido dando a lo largo de este artículo te lo pongan más fácil. Aunque claro está que para ello nada mejor que un curso de alemán (lógico, ¿no?). Así que si estás interesado en realizar uno te dejamos justo aquí abajo un “botón” que te llevará a un listado completo de cursos de alemán en España. Tan sólo habrás de seleccionar tu ciudad, nivel, modalidad y precio y ya tendrás aquel que mejor se adapte a tus necesidades ;)

Ver Cursos de alemán



Toma nota de todos los errores más comunes del alemán para no caer en estos fallos


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
The following two tabs change content below.
Redactor a tiempo completo, Community Manager a tiempo parcial, lector empedernido la mayor parte del año, hombre atemporal y Guardián del Misterio. Férreo defensor de los idiomas y de la buena ortografía. Pensamiento del día: salió del hotel y se arruinó. ¿Qué sucedió?
Categorías:Consejos

    4 comentarios

  1. David Soler Rodríguez
    8 de septiembre de 2014 - 14:10

    Interesantes las apreciaciones.. por más que estudio alemán siempre me sorprendo cometiendo errores básicos..Lo mejor es hablarlo con rapidez y que no se note la pronunciación del artículo para camuflar mi mal conocimiento de algunos géneros..

    • 8 de septiembre de 2014 - 14:49

      Es un truco a tener en cuenta David, pero creo que los alemanes se darían cuenta jajaja

  2. Juan
    4 de septiembre de 2014 - 21:51

    Muy interesantes estos 8 aspectos del aleman. Por la crisis tiendo a reducir gastos, ¿siguen siendo válidos libros de aprendizaje del alemán que compré hace 30 años? Me refiero a que tal vez haya cambiado la ortografía, o alguna otra cosa ¿cual o cuales?
    Juan

    • 5 de septiembre de 2014 - 9:56

      ¡Buenos días Juan!

      Seguramente sí hayan cambiado ciertos aspectos. No creemos que muchos, pues el alemán es una lengua ya bastante madura que al igual que el castellano modifica pequeños puntos. No sabríamos especificarte cuáles (servidor empezó a estudiar alemán hace pocos años), pero el campo que más modificaciones suele presentar es el del vocabulario.

      ¡Esperamos haberte sido de ayuda! ;)

Dejar un comentario

Ten en cuenta que debido al proceso de moderación de comentarios, tu comentario podría tardar en aparecer.

Publicidad

SHEFFIELD CENTRE

¿Quieres aprender idiomas?

  • En España
  • En el extranjero

Encuentra tu curso de idiomas

Estudia o trabaja en el extranjero