Menu

Una civilización no tan olvidada

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

guanche en Canarias
Para un recién llegado a las islas Canarias, además de disfrutar de sus playas y admirarse por su eterna primavera, saltará a sus ojos la historia de la civilización guanche, que los canarios atesoran con gran honor y en muchas academias de idiomas en Tenerife se explicará con detalle.

Anteriormente a la llegada de los conquistadores españoles, las islas canarias estaban pobladas por los guanches, unos pobladores de origen norteafricano llegados 2.000 años antes. Los guanches fueron una civilización todavía anclada en la Edad de Piedra cuando llegaron los primeros occidentales, que sin embargo alcanzaron un notable desarrollo social y cultural. Sus elaboradas momificaciones, algunas de las cuáles todavía se conservan en el Museo de la Naturaleza y el Hombre de Santa Cruz, demostraban una elevada religiosidad basada en la adoración de los astros y de los dioses de la naturaleza, como el Teide (Echeide para los guanches).

guanche en CanariasLa isla de Tenerife se encontraba dividida en nueve menceyatos, correspondientes a la actual división administrativa por municipios (Abona, Adeje, Anaga, Daute, Güímar, Icod, Tacoronte, Taoro y Tegueste), al frente de los cuáles gobernaban los menceyes, que periódicamente se reunían en una asamblea denominada ‘Tagoror’. Los guanches vivían en una sociedad muy estratificada socialmente, con un estamento superior de nobles y una división del trabajo por familias y sexos, que vivían habitualmente de la ganadería, la pesca y la agricultura. Los guanches fueron grandes artistas alfareros, alcanzando gran nivel en la elaboración de vasijas e instrumentos de barro a pesar de no conocer el torno.

Con la llegada de los primeros misioneros cristianos en el siglo XIV, los guanches incorporaron sin oposición la religión cristiana, aunque con la posterior captura de esclavos comenzaron a no mirar con tan buenos ojos a los navíos que venían del continente. La Corona de Castilla declaró a Tenerife, Gran Canaria y La Palma “islas de realengo”, autorizando su conquista para los Reyes Católicos a Alonso Fernández de Lugo, quien desembarcó en Tenerife en 1494. Los menceyatos del sur pactaron la paz con los recién llegados, pero el montañoso norte se opuso, comenzando una guerra, que aniquiló a los castellanos en la histórica Matanza de Acentejo. Los menceyatos pacíficos se unieron al hostil norte, iniciando una larga guerra a la que se puso fin tras la llegada de nuevos refuerzos castellanos en 1496, no sin la ayuda de las enfermedades importadas por los colonizadores, contra las que la población local carecía de inmunidad.

¿Quieres saber más sobre Tenerife?

academias de idiomas en Tenerife colegios bilingües en Tenerife

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
The following two tabs change content below.
De profesión comunicadora, pero los viajes y los idiomas son mi pasión. Nunca pierdo la oportunidad de viajar a un nuevo destino o aprender otras lenguas, y menos aún de escribir sobre ellas.
Categorías:Viajes
Tags:

Dejar un comentario

Ten en cuenta que debido al proceso de moderación de comentarios, tu comentario podría tardar en aparecer.

Publicidad

SHEFFIELD CENTRE

¿Quieres aprender idiomas?

  • En España
  • En el extranjero

Encuentra tu curso de idiomas

Estudia o trabaja en el extranjero